Plitidepsina es un compuesto, descubierto y aislado en un invertebrado marino, Aplidium Albicans, que induce una alteración celular específica dirigida que es capaz de controlar ciertos tipos de coronavirus.

El coronavirus entra en una célula sana y entrega su ARN, que está protegido por, entre otros, una proteína llamada N.

Para reproducirse, el virus necesita utilizar las células que invade. De esta manera, la proteína N del coronavirus se une al factor de elongación eEF1A que está presente en las células humanas. Es esta unión de la proteína N con el eEF1A la que permite al virus replicarse dentro de la célula.

Cuando la cantidad de virus dentro de la célula aumenta, hace que esta sea inviable y la expulsa. El virus se propaga entonces a otras células.

¿Cómo funciona plitidepsina para evitar que el virus se propague?

Plitidepsina se une al factor de elongación eEF1A y lo inhibe, evitando la unión de la proteína N, interrumpiendo así la interacción virus-proteína humana requerida por el virus.

De esta manera, el virus no puede replicarse dentro de la célula, por lo que la propagación no es viable.

Así es como plitidepsina inhibe la multiplicación y propagación del virus del SARS Cov2.